America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    User Rating: / 0

    Navidad: retomar sueños y utopías  

     

    “Para ustedes brillará el sol de justicia que trae la salud en sus rayos”
    Malaquías 4,2

    Celebramos una nueva Navidad. Jesús nace pobre y entre los pobres. Y la encarnación del Hijo de Dios logra que la historia esté preñada de un futuro mejor. Toda la profecía de Israel apuntará a la victoria de la luz sobre las tinieblas. La humanidad tiene promesa de plenitud en Dios.

    Ciertamente cada Navidad hace renacer en nosotros y nosotras toda esperanza. El Dios que nos revela Jesús es un Dios que siempre está naciendo, que siempre hace posible la novedad, que siempre nos propone retomar los sueños y las utopías.

    La Fiesta de la Democracia y los Derechos Humanos del pasado 10 de diciembre sirvió para esto, precisamente: retomar sueños y utopías. Y nos recordó aquello que Alberto Fernández nos dijera al pueblo hace dos años, el mismo día en que asumía como Presidente de la Nación:

    “…quiero también convocarlos a que si alguna vez sienten que me desvío en el compromiso que hoy asumo salgan a la calle a recordarme lo que estoy haciendo. Les prometo que volveré a la senda sin dudar un solo instante…”

    Recorriendo las palabras del presidente nos sensibiliza la prioridad expresada hacia los marginados y excluidos; y el pago de la deuda externa supeditado al crecimiento del país; así como también el anhelo de la regularización del hábitat y la construcción de viviendas, entre otros temas. Ese discurso nos llenó de sanas expectativas. No es nuestra intención situarnos como fiscales del gobierno nacional, pero sí retomar un tema urgente tan cerca de la Navidad. Necesitamos volver a creer en este “Nunca Más” que propuso el presidente.

    Dijo Alberto ese día:

     “…Hemos visto el deterioro judicial, en los últimos años; hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por quienes gobiernan y silenciadas por cierta complacencia mediática… Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, “operadores judiciales”, por procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos. Nunca más a una justicia que decide y persigue, según los vientos políticos del poder de turno. Nunca más a una justicia, que es utilizada para saldar discusiones políticas, ni a una política, que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno… porque una justicia demorada y manipulada significa una democracia acosada y denegada.”

    La Corte Suprema de Justicia, con tan sólo cuatro miembros (dos de ellos puestos originalmente a dedo por Macri y, además, autovotados para presidirla)  y sólo constituida por varones, no da garantías de imparcialidad alguna ni la posibilidad de hacer verdadera justicia en temas muy sensibles para la sociedad.

    Milagro Sala sigue siendo una presa política. Y el sistema judicial no termina de dar señales de la necesaria independencia de poderes. La justicia sigue siendo “demorada y manipulada”, “utilizada para saldar discusiones políticas”. Lejos quedamos los comunes mortales de poder desentrañar por qué se demora esta justicia que espera Milagro y tantos y tantas hermanos y hermanas.

    Soñamos esa justicia que esperan, en primer lugar, nuestros hermanos y hermanas más pobres. Sí, “que se abran esas prisiones injustas”, como proclamaba el Profeta Isaías (58,6).

    Pero también hay otros temas que nos surgen, cercana ya la Navidad. Contemplamos el pesebre en el que Jesús nace, indefenso y sin un techo seguro.  Es urgente que diputados y senadores sesionen y avancen ya con algunas leyes fundamentales, en un país donde sobra la tierra, pero está distribuida de modo injusto y desigual: y como se hizo con la Ley Nacional sobre Personas en situación de calle y familias sin techo, se aprueben también la Ley de Acceso a la Tierra, la ley de humedales, la ley de envases,  la prórroga de la Ley de Emergencia Territorial Indígena 26.160 y la Ley de Tierra, Techo y Trabajo, entre otras urgentes.

    En esta línea, también repudiamos todo avasallamiento contra las comunidades de pueblos indígenas y sus derechos. Las muertes mapuches en el sur de nuestra patria ensombrecen la celebración del Dios que busca nacer en medio nuestro.

    No será feliz nuestra Navidad con presos y presas políticas, ni con hermanos y hermanas indígenas atropellados y atropelladas en sus derechos, ni con hermanos y hermanas en situación de calle, sin tierra, ni techo, ni comida, ni trabajo; ni con un país cuyo futuro esté condenado a muerte por la avaricia de empresarios que no miran otra cosa que su renta o por la exigencia de pagar la deuda con el FMI (una deuda fraudulenta que debería ser pagada con el patrimonio de quienes la contrajeron de manera inconsulta con el pueblo). No será feliz la Navidad con multimedios de comunicación que, mientras reciben suculenta pauta publicitaria oficial, se encargan de demoler todo signo de esperanza. No será feliz la Navidad si un minúsculo grupo de los más ricos de la patria persisten en negarse a aportar una ínfima parte de sus bienes para aliviar apenas un poco los dolores de tantas y tantos. No será feliz la Navidad mientras sigamos velando a víctimas de “gatillo fácil” o de femicidio en nuestros barrios. No será feliz la navidad sin una urgente y necesaria reforma del poder judicial, tan lento hoy para juzgar a los poderosos y tan veloz en condenar a los y las pobres (los abundantes ejemplos de esto lastiman los ojos y hieren la paz interior).

    En el Misterio de Jesús, “Sol que nace de lo Alto” (Lucas 1,78), trabajemos para disipar la tiniebla de toda infelicidad. Queremos anunciar a todo nuestro pueblo una Buena Noticia, esa que viene con Jesús, pero no ignoramos que hay circunstancias y personas que no hacen sino obstaculizar o impedir este anuncio. A estos los queremos llamar a la conversión, o a someterse a un poder judicial independiente que añoramos; y a los y las pobres de la patria repetirles con Jesús que él vino para que haya “vida y vida abundante” (Juan 10,10) y que queremos caminar con ellos en la búsqueda de esa vida, de justicia y de paz, para todas y todos.

     

    Grupo de Curas en Opción por los Pobres
    Diciembre 2021

     

    (258)
    User Rating: / 0

    Ante las próximas elecciones PASO

    Buscando interpretar los signos de este tiempo

    En el mes de septiembre seremos convocados nuevamente a las urnas. Es un momento propicio en el proceso democrático para la reflexión, el análisis, el discernimiento necesario para interpretar los signos de este tiempo. Y este ejercicio no lo hacemos desde un lugar neutral o aséptico. Son los caminos del pueblo los que queremos andar. Atentos a los y las más pobres y sufrientes. Desde allí queremos mirar para hacer este ejercicio que nos propone el evangelio (cf. Mt 16,3).

    Serán elecciones de medio término y, como tales, constituirán un momento donde puede ser refrendado el camino iniciado en diciembre de 2019 o podremos asistir, quizás, a un llamado de atención para el frente gobernante. Pero ciertamente no podemos perder la discusión de fondo: asegurar un proyecto de país con inclusión, trabajo y futuro para todos y todas (empezando por los más pobres) o ceder al proyecto de un país para pocos, donde los grupos dominantes y dueños del capital sigan acumulando y concentrando riqueza. En realidad, no hay dos proyectos de país. Hay un proyecto de país y otro de colonia.

    Por supuesto que como grupo de curas dispuestos a caminar con los sectores populares hemos celebrado el fin de la pandemia neoliberal 2015-2019: endeudamiento externo histórico; economía de ajuste y empobrecimiento acelerado con una cada vez más profunda e injusta desigualdad en la distribución del ingreso; enriquecimiento de los mismos actores del poder económico concentrado; ciertos medios de comunicación y sectores del poder judicial al servicio del “lawfare” (“guerra judicial”) y de las “fake news” (“noticias falsas”) para intentar destruir  al adversario político; etc., etc. Fueron cuatro años de profundo padecimiento para el país.

    La victoria popular del 2019 hizo que renaciera la esperanza. No sólo en Argentina, sino en la región, nuestros pueblos comenzaron a reaccionar: Chile nos conmovió, especialmente con las luchas de los y las jóvenes y del pueblo mapuche, con la conquista de una reforma constitucional; Perú logró que un sencillo maestro ocupe hoy la conducción del país hermano; en Brasil, Lula vuelve a ser una esperanza cierta después de tanta infamia vivida; Bolivia recuperó su rumbo popular después de aquel golpe vergonzoso y mesiánico contra Evo Morales, por dar algunos ejemplos.

    Estábamos en pleno aprendizaje observando cómo los poderes más concentrados llegan por la vía democrática al poder, incluso captando a los sectores más pobres, cuando sobrevino la pandemia del Covid. Pandemia más pandemia. Devastadora experiencia que ya hemos reflexionado en otra carta. 

    Siempre hemos valorado los esfuerzos del oficialismo gobernante ante la emergencia, tanto a nivel sanitario como a nivel de asistencia económica. Pero, ¿cómo avanzar en algunos temas acuciantes para la realidad de nuestro pueblo? 

    A veces pareciera faltar la fuerza necesaria para la implementación de algunos cambios de fondo. Por citar uno más urgente: el control inflacionario para que no se licúen los esfuerzos de mejoras económicas de los sectores más pobres y los esfuerzos que se hacen para mantener el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

    Ante los comicios de septiembre, vemos una oposición sin ninguna propuesta concreta y sin memoria. Hablan como si en los cuatro años del macrismo no hubieran estado en el país y sólo apuestan a construir relatos novelescos que deterioren la figura presidencial, buscando que hechos mínimos se amplifiquen de manera sorprendente, y generando malestar instalando un clima de malhumor en la opinión pública con la complicidad de los medios de comunicación hegemónicos. 

    Creemos que no podemos perder de vista la gravedad de la hora. En estas PASO se necesita una consolidación del camino comenzado en 2019, asegurando el acompañamiento legislativo con una mayoría significativa para el Frente gobernante.

    Como Grupo de Curas en Opción por los Pobres estaremos apoyando aquellas políticas que favorezcan a los sectores populares y a un proyecto de país inclusivo con justicia social. Celebramos los avances en las políticas de salud: el impresionante y efectivo operativo de vacunación y la recomposición del sistema público; las inversiones en obra pública; los esfuerzos por crecer en trabajo genuino (más allá de la política de subsidios propios de toda emergencia), entre otras cosas. 

    También vemos un repunte económico que se comienza a observar en la macroeconomía, pero sabemos que no siempre crecimiento es distribución de la riqueza. También aquí esperamos justicia. Como esperamos la reforma del poder judicial, o el control estratégico del Estado sobre los recursos de nuestra tierra, o la democratización de los medios de comunicación, o la atención a “los clamores de la tierra” antes de que sea demasiado tarde. La preocupación por la recuperación económica no debe acelerarse sobre la base de prácticas extractivistas que ponen en peligro el medio ambiente y la salud de nuestro pueblo (como ciertas formas de la minería y de la explotación agrícola), ni tampoco hipotecar la soberanía de nuestra Patria. Vale aquí destacar la valentía y el aporte de los campesinos santiagueños con su lucha contra la utilización de agrotóxicos y la usurpación de sus tierras por parte de grandes empresarios agrícolas que han sido protegidos e incluso puestos como ejemplo por algunos poderes políticos.

    La campaña electoral no debería ser para discutir sobre fotos o lanzar frases marquetineras de autoayuda ―a menudo superficiales― que ocultan las reales intenciones de los que las utilizan. Hay que discutir el modelo económico de desarrollo y crecimiento, desde un proyecto de país más justo para el futuro y el bienestar de nuestro pueblo.


    Grupo de Curas en Opción por los Pobres
    Agosto 2021

    (1152)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Sacerdotes de todo el país, reunidos en el colegio Máximo de San Miguel (Bs. Aires) los días 23 a1 26 de Agosto 2004, queremos hacer nuestra y apoyar la solicitud que, el 11 de noviembre 2003, los Obispos de la Región Patagonia Comahue hicieran llegar al Señor Presidente de la Nación -la cual adjuntamos- sobre la necesidad urgente de hacer universal, por ley, el Salario Familiar para los  niños, reconociéndolo prima facie como un derecho de ellos  y teniendo en cuenta la enorme desocupación y subocupación que afecta a tantos Jefes y Jefas de Hogar.

Nos duele el 50% de conciudadanos nuestros reducidos a vivir bajo la línea de pobreza; nos duele la enorme y creciente brecha entre ricos y pobres en un mismo país, nos duelen tantos  hombres, mujeres y niños desatendidos en sus derechos  y por ende afectados en su dignidad.

Es tiempo de reconstruir nuestra nación sobre la base de la Justicia y del Derecho, sobre una más justa y equitativa distribución del ingreso.

Por eso queremos sumar nuestra voz a la de los Obispos de la Patagonia, a la de algunos diputados nacionales, a la de la CTA, a la de tantos Jefes de hogar angustiados por el presente y el futuro de sus hijos que son ellos mismos el futuro de la nación Argentina.


Será Justicia.


Vicente S Reale, L.E. 6 508 536, Mendoza

José Ignacio Albuin, DNI 13 474 277, Tucumán

Roberto Murall, DNI 16 056 846, Santiago del Estero

Juan Carlos Aguiar, DNI 13 868 963, Rosario

Juan Carlos Prado, DNI 14 984 379. Tucumán

Alfredo Constable, LE 6 461 375, Córdoba

Jorge Aloi, DNI 12 739 618, Rosario

Luis Emilio Sánchez, DNI 4 459 923, Avellaneda

José Meisegeier, DNI 4 126 043, Capital Federal

Rodolfo Taboada, DNI 16 560 522, San Isidro

Fermín Gauna, DNI 14 251 001, Quilmes

Salvador D. Yaco, DNI 10 986 030, Rosario

Fernando Luis Leonfanti, DNI 21 486 791, Neuquén

Daniel Oscar Siñeriz, LE 7 634 104, Rosario

Luis Domínguez, DNI 18 780 784, Avellaneda_Lanús

Justino Fernández DNI 93 148 309 Mar del Plata

Nestor Cruz García, DNI 13 792 953, San Isidro

Antonio Quilaza, DNI 16 519 879, Neuquén

José Piguillem, DNI 4 804 685, Merlo_Moreno

Luis Rodríguez, DNI 12 210 059, Lomas de Zamora

Eduardo de la Serna, DNI 11.451.363, Quilmes

Marcelo Eyheramendy, DNI 14 952 115, Quilmes

Alberto Carbone, DNI 4 150 227, Merlo_Moreno

Claudio Faivre Duboz, DNI 92 052 156, A. Valle (RN)

Rubén Omar Capitanio, DNI 5 222 846, Neuquén

Sergio Alberto Lamberti DNI 16 404 799, Santiago del Estero

Mariano R Ledesma, DNI 16 101 001, Santiago del Estero

Pascual Alberto Faraoni, DNI  4 783 923, Buenos Aires

Gustavo Carlos Gleria, DNI 16 506 805, Córdoba

Juan Luis Moyano, LE 7 989 430, Buenos Aires

Martin Gottle, DNI 92 839 579, Neuquén

Luis María Ocampo, DNI 11 266 697, Mar del Plata

Alberto Dagorret, DNI 21 418 050, Concordia

David Gastón Meza, DNI 23 111 743, Quilmes

Carlos Ponce de León, DNI 6 484 349, Córdoba

Enrique Romani, DNI 10 356 115, Buenos Aires

Enio Cargnello, DNI 93.718 844, Quilmes

Víctor M. Fernández, DNI 16.024 248, Río Cuarto

Juan José Gravet, DNI 13 240 986, Rosario

Eduardo A. González, Buenos Aires

Víctor S. Acha, DNI 6 511 140, Córdoba

Juan Ángel Dieuzeide, DNI 4 910 090, San Carlos de Bariloche

Patricio Grehan, DNI 13 407 376, San Isidro

Marcelo Sarrailh, LE 4 909 922, Córdoba

Nicolás Alessio, DNI 13 353 129, Córdoba

Raimundo Alessio, DNI 14 323 423, Córdoba

Guillermo Fernández Beret, DNI 13 115 034, Santiago del Estero

********************************************************

Región  Pastoral Patagonia _ Comahue

                                        San Miguel, 11 de Noviembre de 2003

     Ref./ Presentar propuestas/ Salario Familiar del Niño

          

 

Sr.  Presidente de la

República Argentina

Dr. Néstor Kirchner

Casa de Gobierno

 

De nuestra mayor consideración:

           En oportunidad del encuentro que los Obispos de las diócesis que Integran la región Pastoral  Patagonia-Comahue tuvimos con los delegados de Pastoral Social de las mismas, en la ciudad de Viedma, los pasados días 16 y 17 de setiembre, analizamos diversas inquietudes concernientes a la situación social que se vive  en nuestra querida región, y que no es ajena a la experimentada en otros puntos del País.

          Vimos que la implementación durante largo tiempo de políticas económicas de neto corte neoliberal llevaron a los hogares argentinos a condiciones de pobreza y marginación nunca vistos anteriormente, condiciones que fundamentalmente golpean a millones de niños y ponen en riesgo sus personas y calidad de vida. Esta cruda realidad, y la necesidad de empezar a enfrentar la pobreza con medidas concretas que hagan creíbles y perdurables los nuevos aires que se perciben, fueron parte del análisis de esos días y nos hizo pensar  que si partiéramos del derecho que los niños tienen a la alimentación, educación, salud y una vida digna en general, se iría superando ese doloroso e injusto presente, y se iría preparando, a la vez, un futuro mejor para ellos y para nuestra República.

           En estos días, los Obispos de la mencionada Región Pastoral que estamos participando de la 66ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina en la ciudad de San Miguel, como fruto de aquel encuentro de Viedma, hemos visto conveniente dirigirle a Ud., Sr. Presidente, esta carta con la propuesta que con sencillez y sincera vocación de servicio ponemos a su digna consideración.

            Creemos que sería  sumamente  oportuno  y posible  implementar un salario familiar propio de los hijos, desligado del trabajo de sus padres,  en  particular  para  aquellos niños con padres desocupados.

            También pensamos que este salario  debería ser suficiente como para conseguir la finalidad deseada: el bien de nuestros niños. En definitiva, deseamos que los niños no pierdan el derecho al salario familiar porque sus padres perdieron el trabajo!

             Sabemos que deberán estudiarse aspectos económicos, legales y de factibilidad para llevar a la práctica la idea, pero nuestra experiencia pastoral nos hace estar convencidos que es perfectamente viable y que, de implementarse, puede llevar un verdadero alivio a millones de nuestros hermanos más pobres y a sus familias.

            Confiando en que Ud., Sr. Presidente, sabrá interpretar el verdadero espíritu de nuestra iniciativa, nos despedimos cordialmente, asegurándole nuestras oraciones para el éxito de la importante gestión que le confiara el pueblo argentino.

 

Mons. Néstor Hugo Navarro                              Mons. José Pedro Pozzi sdb

Obispo del Alto Valle del Río Negro                   Obispo Emérito del Alto Valle


Mons. Pedro Luis Ronchino sdb                         Mons. Marcelo Melani sdb

Obispo de Comodoro Rivadavia                         Obispo de Neuquén


Mons. Alejandro Antonio Buccolini sdb               Mons. Fernando Maletti

Obispo de Río Gallegos                                   Obispo de S. Carlos de Bariloche

                                              Mons. Esteban Laxague sdb

                                               Obispo de Viedma

 

Visitas: 3796

Lecturas sugeridas

Carta al Pueblo de Dios Nº 11

Carta al Pueblo de Dios Nº 11…

11ª carta al Pueblo de Dios   upo de curas en Opción por los pobres15 de julio de 2016…

Nueva Agresión a Milagro Sala

Nueva Agresión a Milagro Sala…

Ante la decisión del gobernador de Jujuy, de prohibir toda visita a la presa política Milagro Sala,…

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)…

2da carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres11 de marzo de 2016  …

EL SABIO JESÚS DE NAZARET…

EL SABIO JESÚS DE NAZARET PEDRO TRIGO S.J. Teólogo, Director del Centro Gumilla Tomado de SIC (…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 84 visitantes y ningun miembro en Línea