America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    LA VERDAD LOS HARÁ LIBRES (Juan 8,32)

    "Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado;
    ni escondido, que no haya de salir a la luz.; (Marcos 4,22.)"


    Estos días, en que hacemos memoria de los primeros pasos de la independencia de nuestra Patria, nos encuentran inmersos en un proceso electoral. A nuestro juicio, en estas elecciones está en juego mucho más que un modelo económico o afinidades políticas o ideológicas: lo que está sometido a escrutinio es el mismísimo sustento ético de la Patria que queremos y, en definitiva, qué clase de personas somos.

    El fracaso estrepitoso del actual gobierno, tanto en el orden político como económico y, sobre todo, social, no sólo se debe a políticas económicas (sometidas a las decisiones de poderes foráneos) que enriquecen a unos pocos y condenan al hambre a una inmensa proporción de los que habitan esta bendita Patria del pan (además de su ineptitud y negligencia), sino también al rencor y al ánimo de revancha que ha dirigido sus acciones. Se ha manejado como si la justicia fuese un instrumento del Poder Ejecutivo, como lo muestra el juicio que se inició hoy y los otros procesos en que involucran a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

    No se entiende la saña con que se persigue judicialmente al anterior gobierno, sin ese rencor que en mucho se asemeja a un “odio de clase” y creyendo que, de esa manera, conseguirá recuperar algo del crédito que ha perdido ante la sociedad. Pero no se puede esconder ya la manipulación de la justicia: el caso D’Alessio ha dejado al descubierto la impudicia y mentira con que se han armado causas, preparado testigos, extorsionado a otros… y todo desde el seno mismo del Ejecutivo.

    Hace unos meses hicimos un llamado a los políticos que quieren otro modelo de Patria, en la que los pobres cuenten −los que Jesús llamaba “benditos de mi Padre” (Mateo25,34)−, en la que se les garantice el derecho a una vivienda digna, a la salud, a la alimentación y a un trabajo bien remunerado. Les pedimos la generosidad de dejar de lado intereses sectoriales y personales, para pensar juntos una Patria de hermanos que sea una alternativa realista al país de unos pocos que quiere este gobierno.

    Saludamos, por eso, la voluntad de buscar esos consensos que han manifestado Alberto Fernández y Cristina Fernández de K. al presentar la fórmula con que se presentarán a las PASO. Creemos que ése es el camino para reconstruir la Patria. “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura; (Mateo 24,34)

    Que los Beatos Mártires Riojanos, Enrique, Wenceslao, Carlos y Gabriel, testigos de la opción por los pobres, nos guíen con su ejemplo en esa tarea. Como ellos busquemos juntos la Justicia y la Paz.

    Secretariado del Grupo Curas en la Opción por los Pobres
    21 de mayo de 2019

    (13)

    A LA COMUNIDAD PARROQUIAL DE LA ISLA MACIEL

     

    Como grupo de curas en la opción por los pobres, queremos solidarizarnos con la comunidad de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima de la Isla Maciel, que durante años fue acompañada pastoralmente por nuestro hermano, el padre Paco Olveira, de manera ejemplar.

    Es central para la identidad y la vida de un pueblo el ejercicio de la memoria. También para el Pueblo de Dios: construimos nuestra comunidad con el centro en la memoria del Misterio Pascual, la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, Buena Noticia anunciada a los pobres. Y esta memoria incluye, particularmente, la memoria de aquellos que, como el Maestro, entregaron su vida por devolver humanidad y dignidad a quienes son víctimas de la violencia y ambición de riquezas y poder de unos pocos.

    No es inocente que, a la par de empobrecer aún más a los más pobres de nuestra Patria, en estos tiempos se trate de obstaculizar e incluso silenciar el ejercicio de la memoria. Y, como cristianos, nos resulta particularmente escandaloso que, también en nuestra Iglesia, se trata de quebrar el espinazo de una comunidad prohibiéndole la memoria y borrando todos sus signos: es el eje de un modelo pastoral que pretende una grey dócil y obediente.

    Como pastores, tratamos de realizar nuestra misión recordando lo que decía San Agustín a los fieles de su diócesis: «Para ustedes soy obispo, con ustedes soy cristiano… Aquél es nombre del oficio recibido, éste es nombre de gracia; aquél, de peligro; éste, de salvación… A todos los debo amar... ayúdenme orando y obedeciendo; para que me deleite no tanto presidir cuanto servir» (Sermón 340). Por eso queremos llamar a nuestro hermano, el nuevo párroco de la Isla Maciel, a recapacitar recordando su condición de bautizado y, por tanto, ante todo hermano de los fieles de su comunidad, y sepa primero obedecer, como el santo obispo de Hipona, su historia y compromiso.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    En el año de los Mártires Riojanos, 20 de febrero de 2019

    (152)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Mensaje del grupo de curas en la opción por los pobres

al concluir el 25º Encuentro Anual

 

Como curas en la Opción por los Pobres, nos hemos reunido en nuestro 25º Encuentro anual. Hemos mirado nuestra vida, todo el agua que ha corrido bajo el puente, y compartido los “gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren[1] como nos invitaba a hacerlo hace ya 50 años, el recordado –y tantas veces negado- Concilio Vaticano II.

En estos años, hemos tratado de mirar la realidad en la que estamos inmersos, muchas veces cargada de dolor y muerte, y tantas otras de fiesta y esperanza. Hemos caminado, o intentado caminar, con el pueblo para aprender de él y con él ir dejando brotar el Reino que Dios ha sembrado en la historia.

Hoy, como lo hicimos en 1986 en Florencio Varela, queremos renovar nuestro compromiso con la Iglesia de los pobres, a la que refirió el recordado Juan XXIII y retomó Juan Pablo II.[2]

Creemos que hoy la situación de los pobres de nuestra Patria es muy diferente de la que era hace 25 años, y de los momentos muy duros que les tocó vivir. También es muy distinta la situación en el interno de la Iglesia. La situación eclesiástica hace ya muchos años fue calificada de “Invierno eclesial” por uno de los mejores teólogos del s.XX.[3] En lo que respecto a la situación social, la mayoría del pueblo parece haber expresado públicamente –¡y en democracia!, algo que celebramos- su opinión de que el camino elegido es el correcto, aunque creemos que todavía falta mucho por hacer.

  • Creemos que pensar que los pobres están bien es una contradicción en sí misma, aunque creemos que los pobres están mucho mejor que hace unos años.
  • Creemos que es mucho más lo que falta por hacer que lo que se ha hecho, como incluso funcionarios del actual gobierno lo han reconocido.
  • Creemos ingenuo negar que hubo, hay y habrá quienes quieren negarle al pueblo sus posibilidades de fiesta y alegría, y no deberíamos estar desatentos ante ello, sea por el inmoral afán de lucro, la mentira sistemática y hegemónica, la ideología perversa de la mano invisible del Mercado o la sumisión acrítica a los coros de ajuste, represión, desocupación y endeudamiento, cuyas dramáticas consecuencias vemos hoy en varios países del Primer Mundo y de América Latina.

 

Caminando del lado de los pobres, y junto a tantos y tantas que se juegan la vida por ellos, no queremos bajar los brazos y pretendemos seguir buscando una más justa distribución del ingreso, la posibilidad de acceso a la tierra y la vivienda, una mayor justicia para los jubilados, la proliferación de trabajo digno y justo, la educación de calidad, el respeto profundo a la “hermana, madre tierra”,[4] una mayor seguridad, o poder enfrentar con decisión otros graves problemas como la violencia (familiar y social), la droga, y la desesperanza.

Y una vez más queremos reafirmar nuestro camino –como curas- junto a los pobres, para anunciar con alegría el Reino que Jesús inaugura y nos hace hermanos y hermanas, especialmente de los pobres y despreciados; guiados por el Espíritu Santo, el “padre de los pobres”,[5] e iluminados por la Virgen María que canta feliz porque “Dios derribó de su trono a los poderosos y elevó a los humildes; colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías”.[6]

Curas en la opción por los pobres

Florencio Varela, 19 de agosto 2011

 


[1] .- Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática sobre la Iglesia en el Mundo, Nº 1.

[2] .- Juan XXIII, Convocatoria al Concilio Vaticano II; Juan Pablo II, Carta Encíclica, Laborem Excercens 8; Redemptoris Mater 60.

[3] .- K. Rahner. Glaube in winterlicher Zeit : Gespräche mit Karl Rahner aus den letzten Lebensjahren, Düsseldorf 1985.

[4] .- San Francisco de Asís, Cántico de las Creaturas 9.

[5] .- Liturgia Romana de Pentecostés, Secuencia.

[6] .- Lucas 1,52-53.

 

Visitas: 1615

Lecturas sugeridas

Carta de presbiteros a la Conferencia Episcopal…

Estimado monseñor:   Nosotros formamos parte de un grupo de presbíteros que desde hace ya bast…

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado…

Memoria, verdad y justicia contra el terrorismo de Estado Una vez más – con motivo de la “noch…

Encuentro 2011, Materiales sobre Iglesia…

Texto 3 – Materiales sobre Iglesia /sel año 2002 se ha publicado el diario escrito por el teólo…

Encuentro Nacional 1997/2…

DECLARACIÓN DE LOS PARTICIPANTES DEL 11er. ENCUENTRO NACIONAL DE SACERDOTES 85 sacerdotes…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 104 visitantes y ningun miembro en Línea