America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    Ante la toma de tierras

    "... los humildes poseerán la tierra y gozarán de una gran felicidad" (Sal 37,11)

    La tierra, y el consecuente hábitat humano, es uno de los bienes considerados "bendición de Dios" por el pueblo de Israel. Es promesa que busca cumplimiento en esta historia. Pero el pecado del hombre, a través del tiempo, lo ha convertido en un "botín de guerra". El conflicto por la tierra no es nuevo. Es "el" conflicto que recorre la historia de la humanidad y nuestra propia historia nacional. Hoy, este conflicto, en forma de "tomas de tierras" en el conurbano bonaerense y en otros lugares del país, se ha convertido en una realidad que pide respuestas de fondo que busquen resolver y no dilatar el problema.

    "El destino universal de los bienes no es un adorno discursivo de la doctrina social de la Iglesia. Es una realidad anterior a la propiedad privada" (Papa Francisco a los Movimientos Populares, 9/Jul/2015). Este es el marco para pensar una política de tierras para todos y todas.

    La injusticia en la distribución de la tierra es flagrante. Extensiones inmensas con títulos de propiedad privada, barrios exclusivos, casas y departamentos vacíos, inmuebles ociosos, por un lado. Y, por otro, multitud de pobres y no tan pobres buscando un lugar en el mundo, a la intemperie del hogar imposible porque se les niegan sistemáticamente un pedazo de tierra y una casa digna.

    Ya decía Carlos Mugica que "...el Código Civil fue una avivada de doscientas familias que ya se habían apoderado de las tierras y por eso podan decir: "cada uno tiene derecho a ser propietario de aquello que tiene"... "hay que respetar la propiedad privada". La única propiedad privada que tiene la gente de las Villas es el aire. Ninguna otra". Tremenda descripción de una injusticia que lleva décadas en el Pals.

    La toma de tierras fomentada por las innumerables familias expulsadas de la Capital Federal hacia el conurbano bonaerense en tiempos de la Dictadura Militar y por las migraciones internas y externas fue crítica. Pero tenía un gran caudal de solidaridad, de deseo de futuro, de lograr la casa propia. Y, no sin dificultades, esas tomas fueron inicio de muchos de nuestros barrios del conurbano bonaerense.

    Desde hace ya muchos años, las tomas se han complejizado muchísimo. El atravesamiento de negocios oscuros como la venta de compra-droga; la compra-venta y alquiler de lotes; y otras inconfesables actividades, por mano de verdaderas bandas (generalmente al cobijo de funcionarios que "miran para otro lado" y del personal de seguridad que termina siendo socio del delito) complican este escenario. Las tierras de los pobres, de esta manera, se convierten en lugares invivibles. Y, en tiempo de pandemia, son espacios donde el riesgo de contagio del covid se une al de enfermedades preexistentes propias de la pobreza.

    En este contexto, de ninguna manera se puede avalar "la toma" como alternativa. Nos preocupa que se aliente esta iniciativa. Pero, al mismo tiempo, debemos decir que esto no significa renunciar al justo reclamo de la tierra y la vivienda digna. La toma de tierras expone a las familias pobres a innumerables padecimientos y al conflicto con la ley.

    Seguimos creyendo que la raíz del problema es la injusta distribución de la tierra y la concentración de la misma en pocas manos. Pero la salida tiene que ser más creativa que exponer la carne de los pobres a nuevos sufrimientos.

    Nos parece que el camino y la tarea por un acceso justo al hábitat pasan, entre otras iniciativas:

    • por la creación de ordenanzas de Consejos Locales de Tierra y Hábitat en nuestros municipios. Y, desde allí, realizar aportes a la Ley Provincial de Acceso Justo al Hábitat en el caso de la Provincia de Buenos Aires. En esos Consejos locales confluyen las diferentes miradas: del estado municipal, de las organizaciones sociales, de la universidad pública y, en algunos casos, de la Iglesia.
    • por proyectos de lotes con servicios para los trabajadores donde la gente se construye la casa propia con planes de autoconstrucción. Valoramos los planes de vivienda terminada, pero el ingreso a la tierra y a la casa propia es urgente.
    • por generar espacios de formación en ámbitos académicos. Celebramos, en este sentido, la diplomatura en tierra y hábitat que ofrece la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Florencio Varela para los compañeros de las organizaciones sociales.

    Creemos que, especialmente en este tema, nadie es dueño de "la verdad" o posee "la solución". Las miradas aisladas no sirven. Necesitamos sentarnos a la misma mesa, comenzando por aquellos y aquellas que no tienen casa ni tierra, y compartir miradas que concreten este sueño de multitud de familias. Y abrir esta mesa es una responsabilidad de las autoridades políticas de nuestros distritos.

    "Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes", canta el salmista (24,1). Desde esta mirada del Dios Padre y Madre de todos y todas es que queremos mirar nuestra querida tierra, digna de vivir para todos sus hijos e hijas.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    4 de Septiembre de 2020

    (471)

    Si callan, gritarán las piedras. En busca de Orlando Yorio.

     SINOPSIS :

    En este documental damos especialmente la palabra al sacerdote Orlando Yorio a través de los Seminarios de Formación Teológica en General Roca (1999) y Buenos Aires (2000); y su declaración testimonial como ex-detenido desaparecido en el Juicio a las Juntas Militares (1985), intentando devolver la “fama” arrebatada en el año 1976 por las autoridades que regían nuestro país en ese momento.

    También se entrevistan en el transcurrir de la misma algunas personas que lo conocieron en su caminar pastoral de inserción y opción “Desde los pobres”: los sacerdotes Domingo Bresci, Enrique “Kiko” Lafforgue, Francisco Murray, Claudio Faivre Duboz; y Oscar Campana (Teólogo), Rubén Dri (Filósofo) , Fortunato Mallimaci (Sociólogo); Norma Gorriarán (ex-religiosa de las Hermanas de la Compañía de María), y Mercedes Mignone (hermana de Mónica Mignone, detenida desaparecida en la ESMA).

    El documental recorre lugares emblemáticos como son “El Solar de la Memoria” en la iglesia de la Santa Cruz; y el museo Sitio de Memoria, en la ESMA, ex-Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio, donde estuvieron detenidos desaparecidos entre otros miles Orlando Yorio y Francisco Jálics.

    En este recorrido acompañaron Mercedes Mignone y Fátima Cabrera, responsable del Espacio Interreligioso Patrick Rice que funciona en lo que fue la Capilla de la ESMA.

    Esta historia particular de la vida del padre Orlando Yorio está enmarcada en el contexto social de una época y de una realidad de la iglesia surgida a partir del Concilio Vaticano II y de los documentos de Medellín y San Miguel entre otros, encarnados en nuestra América Latina. Iglesia en opción por los pobres y cuyas consecuencias fueron la persecución y el martirio.

    A partir de este relato particular se intenta reflejar la realidad pasada y presente de muchas y muchos en Argentina y América Latina que buscaron, buscan y trabajan por un mundo más igualitario, donde surge la necesidad de resguardar la memoria, la verdad y la justicia para alimentar la esperanza de que un mundo mejor es posible.

     

     

    (5303)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

TESTIGOS DE LA VIDA

Mensaje pascual de los Curas en la Opción por los Pobres

 

«Ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan» (Lucas 24,35)

Este año nos toca vivir la Pascua en medio de esta pandemia que se presenta como una amenaza a la vida. Sabemos que el aislamiento social al que nos sometemos es el único camino para salvar vidas, pero nos hace sentir que nos falta el abrazo de los que queremos, el que nos hace sentir acompañados y cobijados. Que nos falta el intercambio de la palabra hablada, la que nos permite entender juntos el camino que recorremos. Escribirla no es lo mismo, aunque ayude.

Y, sin embargo, nos reconocemos en medio de la tragedia como una única humanidad. La humanidad entera, como en otras pocas coyunturas históricas, se ve obligada a re-conocer que estamos todos “en el mismo barco”. Y no somos pocos los que nos sentimos, como los apóstoles en los evangelios, a punto de zozobrar. Pero este reconocimiento, que se teje de angustias colectivas, custodia semillas de esperanza.
No nos cabe duda de que esta pandemia ha desnudado los fundamentos mezquinos sobre los que se construyó el orden económico y político dominante hasta ahora: el neoliberalismo ha demostrado su desprecio por la vida. Los mismos, que en su afán de lucro y poder han creado las condiciones para la rápida extensión de la pandemia, son los que hoy pretenden salir indemnes de ella, sin poner en juego un centavo de sus ganancias, aunque mueran cientos de miles de seres humanos para ello (por supuesto, los más vulnerables).

Pero también nos ha revelado, en la calidad humana de quienes se juegan la vida para atender la salud y las necesidades básicas de nuestra sociedad, que de nosotros puede salir algo mejor. Que es posible vivir de otra manera. Gestos de solidaridad que se multiplican y nos muestran que no todo está perdido.

La gran pregunta es cómo saldremos de esta coyuntura (coyuntura es lo que nos liga y articula), si mejores o peores. ¿Quiénes serán determinantes para dar forma al “día después”?, ¿los que ponen la política y la economía al servicio de la vida o los que querrán seguir poniendo la vida (las vidas concretas) a disposición del lucro y el poder?

Quienes creemos en el Resucitado, en el que triunfa sobre la muerte, sabemos que lo reconocemos, como los discípulos de Emaús, al partir y compartir el pan. Si queremos salir mejores de esta pandemia, si queremos una humanidad para la cual la vida de todos y todas, la vida de cada una y cada uno sea indispensable, sólo podemos hacerlo gestando sociedades que se organicen desde el «partir el pan». Desde el pan compartido y para compartir el pan debemos darle forma a lo que viene. Cada uno desde su lugar.

Creemos que en nuestro país, particularmente, se han hecho opciones que apuntan a servir la vida. Aunque no falta la miseria de quienes quieren volver a construir desde el egoísmo y la mezquindad, de quienes manifiestan todavía el desprecio por la vida de los más pobres, nos alienta que la gran mayoría de quienes habitan este suelo bendito entien-den y aceptan que de esta crisis sólo se sale priorizando y sirviendo a la vida.

Por eso damos gracias a las autoridades de todos los niveles y colores políticos que se han avocado contra viento y marea a trabajar juntos al servicio de la vida, a las y los trabajadores de la salud que ponen su vida en riesgo para atender a los enfermos, a quienes desempeñan tareas, muchas veces en situaciones de riesgo, sin las cuales la sociedad dejaría de funcionar, a todos y todas las que salen a la calle cada día para garantizar que podamos cumplir con este aislamiento de la mejor manera posible. Son hoy, creemos, una cara visible de Jesús resucitado.

¡Feliz Pascua a todo nuestro pueblo! Con ustedes apostamos por la vida.

Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
12 de abril de 2020

www.curasopp.com.ar
https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
Twitter @GrupoCurasOPP

 

 
Visitas: 956

Lecturas sugeridas

Ante la decisión del obispo Francisco Polti (Opus Dei) de expulsar de la Diócesis de Santiago del Es…

Ante la decisión del obispo Francisco Polti (Opus Dei) de expulsar de la Diócesis de Santiago del Es

"Bajar de la cruz al pueblo crucificado"…

Ignacio Ellacuría, el hombre y el cristiano. "Bajar de la cruz al pueblo crucificado" Jon Sobrin…

DEL MOVIMIENTO DE JESÚS A LA IGLESIA CRISTIANA…

DEL MOVIMIENTO DE JESÚS A LA IGLESIA CRISTIANA   Ensayo de exégesis sociológica del cristianism…

DIOS CAMINA ENTRE LOS MAYAS…

DIOS CAMINA ENTRE LOS MAYAS               “Y llegando a un cerro, ahí se juntaron todos los

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 41 visitantes y ningun miembro en Línea