America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    ANTE EL GRAVE ATAQUE A UN CAMPESINO SANTIAGUEÑOLa imagen puede contener: comida

    En el día de ayer, 12 de octubre, personal policial y de la justicia santiagueña y el empresario cordobés Néstor Quesada se presentaron en el paraje Suncho Pampa, en el Dpto. Pellegrini de la provincia de Santiago del Estero, con una orden de desalojo emitida por la jueza Dra. María Cecilia Paskevicius del Juzgado Civil de Tercera Nominación, conocida por sus reiterados fallos en contra de los campesinos santiagueños. En este acto debían ser desalojados el poseedor del terreno, Héctor Reyes Corvalán, integrante de la Mesa Parroquial de Tierra de Nueva Esperanza, y su familia.

    El desalojo se sucedió con inusitada violencia. El personal policial disparó balas de goma, mató a los perros de la familia, hizo desaparecer 200 cabezas de ganado, amenazó de muerte a Héctor Reyes e incendió su casa, dejándolo con graves heridas y quemaduras. Todo para beneficiar al señor Néstor Quesada, quien desde 2012 pretende apropiarse de esas tierras y quien, personalmente y por medio de personeros suyos, habría amenazado reiteradamente a los poseedores de la tierra.

    Repudiamos estos hechos gravísimos, enmarcados en una larga historia de hechos similares y en políticas provinciales y nacionales de larga data, que pretenden favorecer a los agronegocios en desmedro de la subsistencia e, incluso, la misma existencia de los pequeños productores agropecuarios. Exigimos la inmediata detención del personal policial y judicial interviniente y del sr. Quesada, y la destitución de la jueza Paskevicius.

    Oramos por el pronto y total restablecimiento de la salud de Héctor Reyes Corvalán.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    13 de octubre de 2018

    (23)

    SAN ROMERO DE AMÉRICA

    "Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo" (Jn 13,1)

    Después de un tiempo, oficialmente, la Iglesia Institución ha reconocido a Oscar Romero como santo. Es cierto que ya las comunidades en América Latina lo tenían en “la gloria de Bernini”, según el decir de Don Pedro Casaldáliga. Llegó el tiempo en que pueblo de Dios y jerarquía puedan reconocer y cantar al unísono: “San Oscar Romero, ¡presente!, ¡ruega por nosotros!”.

    Una voz comprometida con los pobres −“voz de los que no tienen voz” se decía−, con los derechos humanos, una voz de denuncia clara y profética que para los pueblos de América Latina ya estaba en los altares, y allí seguirá.

    Nos toca, a quienes celebramos con verdad esta canonización, tener la docilidad de reconocer que Dios pasó por El Salvador y nuestro continente en la persona de San Romero de América. El grito de la liberación de los pobres, de la denuncia del dios dinero que los oprime y esclaviza y de la violencia ejercida en su contra, sigue resonando en su voz, poniendo en evidencia a los que reprimen y matan a sus hermanos.

    Como grupo de curas celebramos que se escuche la voz de los pobres y la sangre de los mártires. Romero hoy, Angelelli y sus compañeros mañana, son el rostro de una Iglesia silenciada por mucho tiempo, pero que subterráneamente sabe ser subversiva y evangélica como Jesús. Y como curas queremos repetir este clamor que sube cada día más tumultuoso y escuchar en Romero una voz de Dios que, ojalá, escucharan de verdad los poderosos que simulan venerarlo. Una voz que nos compromete y nos mueve a caminar detrás de sus huellas.

    Y tampoco podemos dejar de recordar al Papa Pablo VI, que también será canonizado este 14 de octubre: el Papa del Concilio. Hasta el día de hoy vilipendiado por muchos por haberse esforzado para llevar adelante las reformas y el espíritu del Concilio Vaticano II, iluminó la renovación de la evangelización y la liturgia, acompañó procesos históricos complejos de la Iglesia y la sociedad buscando siempre sembrar la paz y la justicia. Alentó el desarrollo de los pueblos empobrecidos, bregando por un mundo más equitativo e igualitario.

    Su canonización, como la de mons. Romero, nos alienta a retomar, después de un largo “invierno eclesial” (como lo llamó el gran teólogo Karl Rahner) el entusiasmo por una Iglesia viva y servidora, sencilla, metida en la vida del Pueblo.

    San Oscar Romero Mártir y San Pablo VI, ¡rueguen por nosotros!

     

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    11 de octubre de 2018

    (27)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Mensajes del Grupo

Mensaje final de los Sacerdotes en la Opción por los Pobres

al terminar su 13º Encuentro Anual

Nosotros, sacerdotes de diferentes regiones de todo el país, reunidos en nuestro 13º Encuentro Anual, y frente a la durísima situación que vive nuestro pueblo, queremos hacer oir nuestra voz.

* Nos duele hondamente, y nos solidarizamos totalmente con la angustia y hasta desesperanza de tantos hermanas y hermanos nuestros que no encuentran salida a sus dolores, a su falta de salud, o de trabajo, al derecho a una infancia feliz y una digna ancianidad;

* Nos indigna la soberbia y el silencio cómplice de una escasa minoría que sobrevuela la realidad sin jamás tocarla, y que permanece indiferente, cuando no directamente responsable de esta situación;

* Nos rebela la mezquindad de gran parte de la clase "dirigente", empresarial, política, judicial, sindical, e incluso clerical que midiendo desde su miopía la supuesta realidad cuidan las palabras, los números o las prebendas desentendiéndose de los dolores, la angustia y la "muerte antes de tiempo" que padece a diario nuestro pueblo;

* Nos negamos a que se siga pagando la deuda externa ilegítimamente contraída, usurariamente reclamada y ciertamente ya pagada, impidiéndose así destinar el dinero necesario para la generación de fuentes de trabajo estable, atención de la salud y educación para todos, seguridad con derechos humanos, vida digna para nuestros niños y ancianos...

Frente a esto, y ante la inminencia de las elecciones nacionales, queremos expresar:

* Nos alegramos, a pesar de sus deficiencias, que nuestro país continúe en la senda democrática abandonando tormentosos caminos de dictaduras y muerte; esperando poder alcanzar así, cada vez más, una auténtica democracia que supone justicia social;

* Rechazamos todo tipo de declaración o propuesta que quiera hacer creer que el actual modelo socioeconómico de exclusión y muerte es el único camino posible;

* Rechazamos toda propuesta, con fines electoralistas a "meter bala" a los delincuentes (o supuestos malhechores), e instamos a generar fuentes de trabajo, a combatir eficazmente el tráfico de drogas y armas, a cuidar de la salud y la educación, lo que evitaría en gran parte la generación de delincuencia;

* Exigimos, en nombre de Jesucristo, a aquellos que se han enriquecido en estos últimos años a que reparen la acumulación inmoral de bienes y sean solidarios con aquellos hermanos empobrecidos, víctimas de la exclusión; y a que eviten toda ostentación de sus riquezas, que es extremadamente violento a los ojos de quienes no alcanzan a satisfacer sus mínimas necesidades;

* Pedimos a los candidatos a los distintos cargos electorales a que expresen clara y firmemente cómo van a luchar contra la desocupación, cómo permitirán que el pueblo acceda a su merecida y justa felicidad; y pedimos a nuestra gente sencillamente que no vote a quienes no emitan mensajes claros y que den seguridad de su cumplimiento, teniendo siempre presente que el ejercicio de nuestros derechos cívicos no se limita ni se reduce a los períodos electorales.

Como sacerdotes, iluminados por el ejemplo de nuestros mártires, y confiados en la esperanza que nos da la Palabra de Jesús que nos compromete a trabajar junto a los pobres, y a "bajar de la cruz a los pueblos crucificados",

* queremos renovar nuestro compromiso y cercanía a los predilectos de Jesús;

* queremos mantenernos firmes en nuestro compromiso de denunciar todo lo que es contrario al plan de Dios que quiere la vida de los pobres y anunciar lo que conduce a su felicidad;

* queremos expresar claramente a los dirigentes que no escuchan al pueblo, que Dios no está de su lado, y que es más, rechaza y abomina planes, modelos y actitudes de vida que no tengan preferencialmente en cuenta a los pobres y excluídos (Mateo 25,31-45);

* queremos renovar ante Jesús nuestro firme deseo de seguirlo e imitarlo en su cercanía a los pobres y buscar "que tengan vida, y vida en abundancia" (Juan 10,10) como lo exige el Espíritu en este "Año de Gracia del Señor".

San Antonio de Arredondo, 12 de agosto 1999

A los 25 años del martirio del P. Carlos Mugica

 

Visitas: 1359

Lecturas sugeridas

NOVAK, La fe rev(b)elada…

NOVAK, La fe rev(b)elada Documental realizado por la Universidad Nacional de Quilmes y Obispado de…

Encuentro Nacional 2008…

Mensaje del grupo nacional de curas en la opción por los pobres Florencio Varela, 21 de agosto

Carlos Mugica, una vida para el Pueblo…

Carlos Mugica, una vida para el Pueblo Documental realizado por la Universidad de Lomas de Zamora…

El Reino de Dios…

Del libro de Rafael Aguirre La Mesa Compartida (Sal Terrae1994) 135-163 1. El Reino de Dios, c…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 129 visitantes y ningun miembro en Línea