America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    User Rating: / 0

    UN POCO DE AMOR POR LA PATRIA

     

    «Me hierve la sangre al observar tanto obstáculo,
    tantas dificultades que se vencerían rápidamente
    si hubiera un poco de interés en la patria»

    Manuel Belgrano, Carta a Rivadavia del 6 de mayo de 1812

    Belgrano ―uno de los tantos y tantas que soñaban con una Patria libre y soberana y que se animaron a soñar, pensar y construir las bases de un país que ya no fuera colonia de nadie― se rebelaba contra la avaricia del Triunvirato que retaceaba insumos para el Ejército del Norte. Hoy, como entonces, cuando celebramos un nuevo aniversario de la decisión de vivir en libertad, soñamos, pensamos y construimos la Patria enfrentando dificultades y obstáculos que serían fáciles de vencer si todos pusiéramos el interés común por encima de intereses mezquinos que surgen, también hoy, de la avaricia, el cálculo político y el afán por destruir lo que se interpone en su camino.

    A pesar de la urgencia a la que nos somete la pandemia, es preciso aprovechar esta fecha para de-tenernos a pensar qué significa para nosotros la Patria. ¿Es sólo un suelo, el contenido de un mapa, que se nos presenta como oportunidad de enriquecernos? ¿Es, tal vez, una magnitud matemática de habitantes a la cual controlar y dominar para ser dueños del poder? ¿Es, quizás, el campo de batalla de conflictos de intereses a costa del interés y el bien común?

    En la tradición bíblica, la Patria es promesa y sueño de vivir como un pueblo libre y de hermanos y hermanas. La Tierra Prometida moviliza a Israel a liberarse de la esclavitud para encontrar un territorio donde realizar su libertad, donde vivir como comunidad que construye unido y solidario su vocación de pueblo. Promesa y sueño similares a los que movilizaron a Belgrano y a tantos otros patriotas a poner en juego la propia vida para hacerlos realidad, y que sigue movilizando a tantas y tantos a hacer del bien común el objetivo de sus luchas cotidianas.

    Son muchos los obstáculos y los intereses que hoy buscan impedir la realización de esa promesa. La preocupación por superar esta pandemia sirviendo a la vida se ve confrontada con mensajes permanentes que horadan todo intento por cuidarla.

    • Las medidas sanitarias de prevención deben enfrentarse con comunicadores que sirven a intereses inconfesables, pero de todos y todas conocidos, se esfuerzan por imponer el falso conflicto entre libertades individuales y medidas sanitarias.
    • Un gobierno que ha buscado el diálogo y la acción común debe hacer frente a dirigentes políticos de la oposición que, en lugar de ponerse a la altura de la situación y actuar con generosidad y espíritu de colaboración, por un puñado de votos llaman constantemente a la rebelión e incluso incitan al delito.
    • El esfuerzo por paliar la crisis económica, condicionada por la deuda heredada y las consecuencias mismas de la pandemia que la inscriben en una crisis global, es atacado por los poderes económicos que aprovechan la situación nacional y la coyuntura internacional para obtener pingües ganancias, aun a sabiendas de que así condenan a la pobreza y al hambre a millones de sus compatriotas.
    • La decisión de gobernar la situación inédita de la pandemia con el auxilio de las ciencias se ve desmerecida por jueces autoerigidos en autoridades sanitarias a costa del orden constitucional que claramente distingue las responsabilidades de cada poder del Estado.

    Además de estas confrontaciones que claramente revelan dónde encontrar en esta circunstancia actual la Patria (y a las y los patriotas), siguen pendientes muchos temas a resolver que serán cruciales para hacerla realidad. Enumeramos sólo algunos.

    • El uso y la distribución de la tierra. ¿Seremos capaces de preservar lo que en la teología y la Doctrina Social de la Iglesia llamamos el «destino universal de los bienes» frente al avance de la explotación extractivista de la megaminería y el monocultivo que envenenan tierra, agua y aire?
    • ¿Someteremos nuestra soberanía a intereses económicos extranjeros que sólo se mueven por el afán de lucro? El caso de la «hidrovía» será un mojón de prueba para saber si podemos fortalecer una economía federal y solidaria entre las provincias y regiones del país o decidimos dejar irse nuestros recursos para beneficio que no es nuestro.
    • ¿Lograremos una política de comunicación e información con medios que comuniquen realmente a la gente entre sí e informen objetivamente en lugar de desinformar y deformar, al servicio de todos y no de intereses minoritarios?
    • ¿Podremos tener una justicia al servicio del bien común y los más débiles y vulnerables y no de los poderosos?

    Cuando la decisión porteña de desarticular el Ejército del Norte llegó a Belgrano, éste ya había derrotado en Tucumán a las tropas realistas, con el auxilio y el sacrificio del pueblo jujeño, salteño y tucumano. Hoy, como entonces, tantos obstáculos no pueden bastar para destruir nuestro sueño y nuestro compromiso con una Patria libre, justa y solidaria.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    25 de mayo de 2021

    www.curasopp.com.ar
    (1784)
    User Rating: / 0

    Estar junto al Pueblo

    Curas opp. (regional Carlos Mugica)

    Cuando el 11 de mayo de 1974 la vida de Carlos Mugica se apagaba, fruto de las balas asesinas de la Triple A, todo fue un torbellino. Amigas y amigos corrieron al hospital Salaberri, otros y otras a la parroquia San Francisco Solano, la mayoría sin entender qué pasaba y, mucho menos, qué iba a ocurrir. Entre esos murmullos circuló con el tiempo que Carlos había dicho: “ahora más que nunca hay que estar junto al Pueblo”. No hay forma de atestiguar con seguridad el dicho, pero los conocidos de Carlos siempre aseguraron que, si él no lo pronunció, el dicho era totalmente coherente con su actitud frente a la vida y frente al Pueblo.

    Como curas en opción por los pobres, en un nuevo aniversario del crimen, repetimos que es tiempo de “estar junto al Pueblo”. Estar junto a las víctimas de la pandemia neoliberal, cuyas consecuencias durarán años o décadas, y junto a las víctimas de la pandemia del Covid. Porque más allá de la salud, que es preocupante, sabemos la repercusión que la situación provoca especialmente en los más pobres. Precisamente aquellos a los que la otra pandemia desprotegió sistemáticamente.

    Estar junto al Pueblo es estar del lado de la vida, amenazada por la salud negada, por el pan escaso, por el trabajo desvalorado y mal pagado, por la justicia negada o ausente, por la verdad escondida. Estar junto al Pueblo es cuidar a las niñas y niños a las que algunos impunes presionan por la presencialidad escolar, y a las y los docentes amenazados en el mismo contexto. Estar junto al Pueblo es celebrar cada vacuna que llega y se distribuye en los barrios. Estar junto al Pueblo es susurrar la verdad ante tanta mentira omnipresente en los medios hegemónicos. Estar junto al Pueblo es celebrar las políticas de cuidado, de unidad latinoamericana, de integración.

    Pero también estar junto al Pueblo es reclamar independencia frente a los poderes externos o internos cómplices; es exigir un poder judicial que haga justicia, y no campaña política en favor de su candidato; es exigir que no haya en nuestra patria presas y presos políticos; es pedir que los medios de comunicación que mienten sean sancionados, al menos retirándoseles la pauta publicitaria; es pedir que el comercio que circula por la conocida como “hidrovía” sea manejado por el Estado, no por el capital extranjero; es demandar que la salud no sea solamente la aportada por las vacunas, sino también contra los agrotóxicos, la minería ilegal o inmoral, el desmonte y la contaminación; es pedir que las comunicaciones sean tenidas como un derecho esencial; estar junto al Pueblo es aprender a mirar “desde el Pueblo” y no desde los escritorios; es ser total e incuestionablemente solidarios con su hambre y su dolor, con sus alegrías y tristezas, con todo aquello que al Pueblo lo mueve y conmueve ante la vida y la muerte. Porque creemos que “Pueblo es el que no oprime y lucha contra la opresión”, como decía el beato mártir Enrique Angelelli.

    Estar junto al Pueblo es un imperativo para nosotros, los curas, pero esperamos que también lo sea para todas y todos aquellos que reivindican las banderas de la justicia social, soberanía política y libertad económica. Para que sea el Pueblo quien nos mire a los ojos y nos diga, como le decían a Carlos: “usted habla por nosotros”. Así, su sangre derramada hace 47 años nos limpiará los ojos para ver, nos señalará el camino para andar y nos fortalecerá los músculos para reconocer al antipueblo y celebrar el encuentro y la mesa con las compañeras y compañeros.

     

       
       
    (2552)

     

Aquí presentamos Libros que compañeros ofrecen para compartir,

son para  descargar, y el formato es el enviado por el autor

 

Libro: Recuerdos y Esperanza, a continuación la contratapa del mismo

Mi nombre completo es Juan Ángel Dieuzeide Olivera. Nieto de franceses y de criollos, nací el 7 de enero de 1936 en Lincoln, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Desde el 8 de noviembre de 1959 soy sacerdote católico. Como es de suponer, me tocó vivir, desde el corazón del siglo XX, un tiempo de grandes cambios: en mi país, en la Iglesia, en el mundo.

Por el camino fui dejando señales; poesías, cuentos, canciones, artículos periodísticos. Aquí están, hilvanados por mis RECUERDOS Y ESPERANZAS, no con la pretensión de ser una autobiografía, que sólo interesaría a un puñado de amigos, sino como intento de un testimonio personal de LA HISTORIA QUE YO VIVÍ. Gracias por recibirlo.

 

 

Bajar libro

 

Libro: Liberación Integral Libro de Jorge Vernazza, a continuación parte del prologo

Descripción: Vernazza bautismoEl 16 de junio de 1955, después que los aviones de la marina bombardearan la Plaza de Mayo sembrando muerte y dolor, el Padre Jorge

Vernazza supo dónde tenía que estar. Tomó el aceite bendecido para dar la unción a los enfermos y moribundos y fue a la plaza. Quería poner su sacerdocio al servicio de tanto sufrimiento injusto. Volvió con el corazón y la ropa ensangrentados… Pasado el tiempo,el mismo P. Vernazza le contó esta pequeña historia al P. Ricciardelli. Muchos años después, emocionado, escuché este relato de labios del Rodolfo cuando ya el Padre Vernazza había fallecido. Historias que no se escriben ni se documentan porque se trasmiten en la intimidad casi familiar de lo que se cuenta a los que se quiere. Así recibí estos escritos que ahora cumplo en compartir con quien quiera leerlos.  Dios quiera que la lectura de estos textos nos ayude a seguir buscando caminos de servicio a la vida sufrida de nuestro pueblo que sigue construyendo su liberación desde su fe en Dios.

P. Ernesto Narcisi Compilador

Bajar libro

 

 

Libro: DESDE ESTE LADO DEL MUNDO Oraciones desde el compromiso por la LIBERACIÓN

COMPAÑERO/ COMPAÑERA:

Descripción: desde‘Desde este lado del mundo’ es un largo anhelo hecho por fin realidad. Hace años que necesitaba darme el espacio para poder recuperar esta historia que hoy pongo en tus manos.

Este cuaderno de oraciones ‘desde el compromiso por la liberación’ quiere ser un compañero de ruta para tod@s aquell@s creyentes que de una manera u otra, trabajan por lo que Jesús de Nazaret llamó Reino de Dios y que hoy la humanidad ha bautizado como el ‘OTRO MUNDO POSIBLE’.

A todos aquellos que se sienten parte de este sueño y de esta práctica diaria llena de esperanza, va este ‘humilde trabajo’ que recopila la mística de la opción por los pobres profundizada en nuestro continente en los años del posconcilio Vaticano II y sellada como alianza con la misma sangre de tantos y tantas que pagaron con su vida esta solidaridad radical con la humanidad crucificada. Estamos todavía en la camino. Y necesitamos seguir andando con la certeza de que ‘en el corazón del pueblo late el mismísimo corazón de Dios’. A partir de esta certeza de un Dios que desde las entrañas de su pueblo acompaña en los procesos de dignidad y liberación, queremos dar respuestas nuevas a los nuevos desafíos pero sin perder el hilo que nos une a nuestros antepasados en la lucha y en la fe. Que este cuaderno nos ayude entonces a continuar en pie de testimonio. Para poder sostener la más difícil de todas las revoluciones: la del ‘día a día, la de la coherencia en el tiempo, la de la fidelidad en la lucha’. Como dice Don Pedro, ‘América Latina será nuestra cruz definitivamente’. Es mi deseo que cuando nos llegue esa hora, la de nuestro propio Getsemaní, el Señor nos encuentre ‘fieles y despiertos’.

DIEGO SÁNCHEZ – ARGENTINA

24 DE MARZO DE 2011, MEMORIA del Golpe, 35 años MEMORIA de Mons. Romero, 31 años

Bajar libro

 

 

Libro: VÍA CRUCIS SANTIAGUEÑO

Aporte del Boletín para animadores pastorales y sociales en Santiago del Estero, Contiene referencias conceptuales, aunque no textuales, del Documento del Episcopado Argentino “Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad” (2010 – 2016), como así también de la Carta Pastoral sobre el camino catequístico de nuestros Obispos. Nos enriquecemos además con textos y poesías de las Comunidades Eclesiales de Base de Guatemala. Las dos fotos, del Cristo de rodillas y del crucificado son de imágenes muy antiguas que se veneran en la Iglesia de Atamisqui. Queremos poner nuestra vida delante de lo que vivió Jesús, pues discípulos misioneros suyos somos, para unirla a él, para ser solidarios con los crucificados de hoy, en los que Dios clama para que los ayudemos a bajar de la cruz, resucitando a una vida nueva en justicia y dignidad. Que nuestra oración nos ayude a descubrir hasta qué punto nuestra vida está abrazada a la del Señor Jesús, de tal manera que en la Pascua podamos proclamar: ¡Cristo vive! Nosotros y nuestro pueblo vive por Él, como Él y para Él. Sugerimos cada viernes de cuaresma rezar el Vía Crucis por comunidades o sectores de nuestros barrios, para mejor promover y facilitar la participación de las familias. Quizás los jóvenes podrían preparar el Vía Crucis Viviente para el Viernes Santo con elementos surgidos del rezo de nuestro pueblo.


 Bajar libro

 

Libro: ORLANDO YORIO Desde los Pobres a todos

Desde los pobres a todos: a partir de los documentos de la Iglesia el Padre Orlando Yorio responde preguntas de la vida de un pueblo/Orlando Virgilio Yorio; compilado por Silvia Liaudat y Eduardo Caram.

Este libro es una recopilación de charlas de Orlando Yorio en la Escuela de Ministerios de la Diócesis de Viedma (que dio en los años 1992-93). 

El libro fue editado en octubre de 2014 por Didascalia y la segunda edición en enero del 2015. 

 

Bajar libro

Visitas: 12499

Lecturas sugeridas

Carta al pueblo de Dios Nro 8

Carta al pueblo de Dios Nro 8…

Carta al pueblo de Dios Nro 8   Grupo de curas en Opción por los pobres 3 de junio de 2016…

Encuentro 2004 Visión de la realidad…

Visión de la realidad Visión de la realidad lcira Argumedo) de agosto 2004  ¿En qué mu…

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)

Carta al Pueblo de Dios Nº 2 (11 de marzo de 2016)…

2da carta al Pueblo de Dios Grupo de curas en Opción por los pobres11 de marzo de 2016  …

MENSAJE DE NAVIDAD 2019

MENSAJE DE NAVIDAD 2019…

MENSAJE DE NAVIDAD Grupo de Curas en la Opción por los Pobres “Les traigo una buena noticia,

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 21 visitantes y ningun miembro en Línea