America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    UN PRESUPUESTO QUE SÓLO PUEDE IMPONERSE CON REPRESIÓN

    "Les aseguro que lo que hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron(Mateo 25,40)

    El gobierno nacional se vanagloria de la efectividad de la represión de “agitadores” ejercida ayer la zona del Congreso Nacional. Pero es evidente que la agitación que hemos vivido ayer en las calles porteñas, en el contexto de la discusión parlamentaria del presupuesto 2019, no comenzó en las filas de las organizaciones sociales que reclamaban pacíficamente que el Congreso mirara al pueblo.

    El verdadero origen de la violencia desatada ayer es la imposición de un presupuesto dictado por el FMI, que finalmente dice a nuestro pueblo lo que hasta ahora intentaron ocultarle: “no gobernamos para ustedes”. La desproporción de la represión ordenada por el gobierno y ejercida por la policía es una mezcla de amenaza y advertencia: están dispuestos a todo para intentar llevar adelante la política del déficit cero.
     
    Pareciera que el gobierno quería que sucediera lo que sucedió en las calles para justificar la instalación de un estado policial, necesario para poder sostener un presupuesto que condena a una enorme cantidad de la población al hambre y a la falta de salud y de educación. ¿Estarían queriendo infundir miedo para prevenir la posibilidad de un estallido social?:

    −    Los cascotes fueron distribuidos estratégicamente en las calles durante la noche y madrugada anteriores al inicio del tratamiento de la ley de presupuesto.
    −    Hubo provocadores infiltrados que hicieron entrar a una minoría violenta en el juego perverso de dar excusa a la racionalidad represiva.
    Por eso, y porque nos obliga el mandato evangélico de ver en nuestros “hermanos más pequeños” la presencia del mismo Jesús, queremos expresar nuestro más enérgico repudio a esta represión y a las políticas que sólo pueden sostenerse sobre ella.

    Grupo de Curas en Opción por los Pobres    
    25 de octubre de 2018
    (54)

    ANTE EL GRAVE ATAQUE A UN CAMPESINO SANTIAGUEÑOLa imagen puede contener: comida

    En el día de ayer, 12 de octubre, personal policial y de la justicia santiagueña y el empresario cordobés Néstor Quesada se presentaron en el paraje Suncho Pampa, en el Dpto. Pellegrini de la provincia de Santiago del Estero, con una orden de desalojo emitida por la jueza Dra. María Cecilia Paskevicius del Juzgado Civil de Tercera Nominación, conocida por sus reiterados fallos en contra de los campesinos santiagueños. En este acto debían ser desalojados el poseedor del terreno, Héctor Reyes Corvalán, integrante de la Mesa Parroquial de Tierra de Nueva Esperanza, y su familia.

    El desalojo se sucedió con inusitada violencia. El personal policial disparó balas de goma, mató a los perros de la familia, hizo desaparecer 200 cabezas de ganado, amenazó de muerte a Héctor Reyes e incendió su casa, dejándolo con graves heridas y quemaduras. Todo para beneficiar al señor Néstor Quesada, quien desde 2012 pretende apropiarse de esas tierras y quien, personalmente y por medio de personeros suyos, habría amenazado reiteradamente a los poseedores de la tierra.

    Repudiamos estos hechos gravísimos, enmarcados en una larga historia de hechos similares y en políticas provinciales y nacionales de larga data, que pretenden favorecer a los agronegocios en desmedro de la subsistencia e, incluso, la misma existencia de los pequeños productores agropecuarios. Exigimos la inmediata detención del personal policial y judicial interviniente y del sr. Quesada, y la destitución de la jueza Paskevicius.

    Oramos por el pronto y total restablecimiento de la salud de Héctor Reyes Corvalán.

    Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    13 de octubre de 2018

    (64)

     

Categoría padre: ROOT Categoría: Cartas y Firmas

LAS MOVILIZACIONES DE MARZO Y UN EPISCOPADO EN SILENCIO

 


Se abre esta semana una etapa para nuestro país, signada por las movilizaciones populares.

Esta concentración de manifestaciones callejeras de protesta no es casual, sino que es resultado de la maduración de un proceso de creciente deterioro de la economía y la vida democrática de nuestra sociedad. Esta degradación de la calidad de vida y de la intensidad institucional ha sido provocada, sin ningún lugar a dudas, por las decisiones y omisiones deliberadas del gobierno de Mauricio Macri.

Un cúmulo de derechos esenciales no están garantizados por el Estado en este momento. Están en peligro los derechos elementales al trabajo, al salario digno, a la alimentación, a la preservación de la salud, a la educación, a la seguridad, a la vivienda, a la libertad de expresión y la huelga entre otros. El gobierno actúa una pose de indiferencia y desdén frente a realidades contundentes como el desempleo, el hambre, la desprotección de los jubilados, y el delirante incremento del costo de la vida que pone en peligro a la masa de trabajadores de nuestra patria.

Queremos apoyar con nuestra palabra y nuestra presencia en las distintas movilizaciones pacificas que se realizarán a partir de mañana. El paro docente en reclamo de la convocatoria de la Paritaria Nacional Docente que corresponde por Ley y que el gobierno niega sin motivo; la movilización de los gremios y asociaciones de trabajadores a los que se unirán movimientos, organizaciones y ciudadanos de a pie para manifestar en contra del ajuste y la miseria que se está potenciando y a favor de un cambio drástico de la política económica que permita recuperar la producción, el consumo, la apertura de fuentes de trabajo y salarios dignos para una vida digna; la movilización Ni Una Menos y el paro internacional de mujeres que intentan reivindicar el reclamo de justicia frente a la violencia machista y la discriminación de género, exigiendo políticas publicas que ayuden a erradicarlas; la convocatoria a un Paro General, demasiado demorado tal vez, dispuesto por las diferentes centrales sindicales que expresa el legítimo ejercicio del derecho a la huelga como herramienta de presión para defender los derechos de los trabajadores. La marcha, esperamos multitudinaria, del 24 de marzo, reafirmando la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia ha merecido y sigue mereciendo nuestra voz militante y nuestra palabra ineludible.

Adherimos de corazón a las marchas mencionadas y tantas otras que se realizarán a lo largo y lo ancho del país. Levantamos nuestra voz frente al incomprensible silencio del episcopado argentino que no se identifica con la urgencia del Papa Francisco por señalar el efecto asesino del terrorismo del dinero y el neoliberalismo que nos roban el futuro y la esperanza. Permanecen mudos frente a las injusticias que padece el pueblo, y frente a hechos jurídicamente insostenibles como la detención de Milagro Sala. Solo falta que el Vaticano pida su liberación, porque ya lo han hecho numerosos organismos internacionales. Parecen más identificados con esa pequeña porción del país que no pasa necesidades y recibe los mayores beneficios de las políticas de este gobierno.

Queremos ser la Iglesia que acompaña los clamores justos del pueblo que sufre el saqueo del Estado y las políticas de ajuste. Queremos ser constructores de esperanza junto al pueblo.


Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
5 de marzo de 2017

www.curasopp.com.ar
https://www.facebook.com/GrupodeCuraseOPP
Twitter @GrupoCurasOPP







Visitas: 761

Lecturas sugeridas

Encuentro Nacional 2014…

  Hay que seguir andando, nomás 1. El grupo nacional de Curas en Opción por los Pobres nos hemos…

La "reforma permanente" y el modelo de país después de las elecciones.…

La "reforma permanente" y el modelo de país después de las elecciones.  pués de las elecciones

CAMINAR DE LA PASTORAL INDIGENA Y DE LA TEOLOGÍA INDIA EN AMERICA LATINA…

CAMINAR DE LA PASTORAL INDIGENA Y DE LA TEOLOGÍA INDIA EN AMERICA LATINA Eleazar López Hernández

REESTRUCTURACIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD QUE IMPULSÓ EL CONCILIO…

REESTRUCTURACIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD QUE IMPULSÓ EL CONCILIOanálisis genético-estructural  1 ESPI…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 24 visitantes y ningun miembro en Línea