America, Argentina
  • + Ultimos 2 Mensajes Emitidos

    Cambiamos futuro por pasado.

    Los acontecimientos que vive el país nos exigen decir una palabra en el nombre del Dios de la Vida. Creemos que no debemos callar y no rendirle culto a la cautela cuando se trata de la vida o la muerte de los pobres.

     Nos preocupan la acelerada disolución del estado de derecho, de las garantías constitucionales y la instalación de un virtual “Estado Policial”. Es sumamente preocupante la militarización de la Patagonia en pos de defender los intereses de los terratenientes e inversores extranjeros por encima de los derechos de la población y, dentro de ella, los derechos ancestrales de los pueblos indígenas protegidos por la Constitución Argentina. La desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, en circunstancias represivas ilegales de la Gendarmería, y el asesinato por la espalda de Rafael Nahuel, de quien no ha sido probada actitud violenta alguna ni manipulación de armas, deben ser juzgados y castigados según la ley. La sangre de Santiago y Rafael clama al cielo y será un peso en la conciencia del Estado que solo se ha encargado de producir relatos fantásticos, difamaciones, mentiras y ha herido la dignidad y el buen nombre del pueblo mapuche y la familia Maldonado.

     Más preocupante aún es la vuelta a un discurso autoritario y represivo que creíamos superado y protegido por la dinámica democrática que tanto nos ha costado construir después de la sangrienta dictadura cívico-militar del ’76. A la ya denunciada presión intimidatoria sobre los jueces y la Procuraduría y la permanente violación de la división de poderes que este gobierno ha impuesto como costumbre, se agrega la instalación de un poder represivo con atribuciones por encima de la justicia y los jueces. La ministra de seguridad dice que “va a creer a la versión de las fuerzas de seguridad” sin necesidad de probar nada y que “ya no tienen límites”. Según el diario Clarín, el presidente Macri afirmó que "hay que volver a la época en la que dar la voz de alto significaba que había que entregarse" “hasta ahora las fuerzas de seguridad eran tan sospechadas como los delincuentes. Necesitamos correr esa raya cultural”.

     La dictadura cívico-militar usó la misma lógica para desaparecer personas. El gobierno instala la hipótesis del enemigo interno, culpa de la violencia a grupos virtuales creados por el relato mediático y nos va llevando a un peligroso y perturbador límite entre la democracia y el caos autoritario, cuyo extremo puede llegar al terrorismo de estado. Es el regreso del relato de la doctrina de la seguridad nacional, condenada por el magisterio latinoamericano de la iglesia e instalado a través de las dictaduras militares de los ‘70, que reivindica un modelo económico-político, de características elitistas y verticalistas que suprime la participación amplia del pueblo en las decisiones políticas, elimina derechos y se instala desde una matriz militar-represiva, más allá de que este sea un gobierno en apariencia democrático. 

     El saqueo del país y la exclusión de las mayorías a través de las falaces reformas laboral, previsional y tributaria, que no son más que la institucionalización del trabajo esclavo, la transferencia indiscriminada de riqueza a las elites del capital concentrado, la pérdida de derechos adquiridos, la retirada del Estado de su rol de protector y garante del acceso a los derechos fundamentales del ser humano, es lo que caracteriza a este gobierno depredador y para sostenerlo recurre a la represión como no habíamos visto en democracia retrotrayéndonos a los peores momentos de nuestra historia.

     Es por eso que exhortamos a los legisladores y dirigentes sindicales a defender los derechos de trabajadores y jubilados, y a detener la depredación de los recursos previsionales destinados a las arcas de los prestamistas y al negocio privado de muchos funcionarios del Estado que mantienen la doble vara de gerentes de capitales privados, naturalizando el conflicto de intereses. Apoyamos de corazón la lucha de los espacios sindicales y las asociaciones de trabajadores que han manifestado en el Congreso para detener esta sangría de recursos y derechos de los argentinos.

     Repudiamos la represión a los legítimos dueños de la tierra usurpada por millonarios extranjeros y los consiguientes negocios mineros o inmobiliarios y la sistemática mentira de los Medios de Comunicación cada vez más ajenos a la verdad, la sensatez y los aportes para la paz que tanto pregonan.

     Nos solidarizamos con las ya numerosas víctimas de este gobierno irresponsable: los 44 tripulantes -cuyo paradero se desconoce todavía- del ARA San Juan, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, los 10 muertos de Iron Mountain, Milagro Sala y sus compañerxs presxs políticxs, y tantos otros.

    Tiene razón el oficialista senador Pichetto. “Los curas tenemos que ocuparnos de las cosas de Dios”. Y justamente la vida ultrajada de Rafita, el desfalco a los abuelos y trabajadores que está previsto por este gobierno en el ajuste disfrazado de reforma, el robo de la Patagonia por los extranjeros amigos de Macri a nuestro pueblo mapuche y a todos los argentinos, son “cosas del Dios” que nos mostró Jesús, el amigo de los pobres y excluidos… Ese Dios que Pichetto quisiera que viva en la sacristía, pero está en el cerro esquivando las balas asesinas y en las calles con nuestro pueblo reclamando justicia social.

    Esperamos del episcopado argentino un apoyo público a la defensa de los derechos de la población en peligro, una condena pública del manejo autoritario y elitista de las fuerzas de seguridad y la solidaridad con las víctimas de este modelo neoliberal condenado por el Papa Francisco y la doctrina social de la Iglesia.

     

    Curas en la Opción por los Pobres
    Noviembre 2017

    (491)

    La "reforma permanente" y el modelo de país después de las elecciones.

     Después de las elecciones. La democracia, sin duda alguna, no se limita al periódico ejercicio del voto. En éste se manifiesta la opinión y decisión de una mayoría acerca de qué dirección quiere darle a la conducción de la Patria, pero la Constitución Nacional y la Patria misma están por encima de un determinado gobierno o sus decisiones. Desde el comienzo de su gobierno el actual presidente, un decretador serial, intentó -por medios no siempre legales o legítimos- tomar decisiones, corregir rumbos pasados, proponer o imponer sus propuestas. 

     Pocos invitados y un tono patronal. El ejercicio del poder tiene una dimensión simbólica que no es menos importante. El anuncio programático de las reformas en materia laboral, fiscal y previsional, sin precisiones, pero con un perfil claro, fue realizado frente a pocos invitados selectos, en su mayoría funcionarios y empresarios. No estuvieron representados los movimientos sociales, ni las organizaciones populares ni los organismos de derechos humanos. Queda claro que Macri gobierna para un país pequeño que no incluye a los trabajadores y los pobres. Las alusiones despectivas a la cantidad de trabajadores de la Biblioteca del Congreso Nacional, a la tarea de los ordenanzas judiciales y el trabajo de los abogados laboralistas simbolizan un poder ejercido como un patrón que desprecia a sus empleados, en este caso -nuevamente- relacionados con el sector público y los derechos de los trabajadores. Cabe destacar que entre los invitados también estuvieron tres obispos de la Conferencia Episcopal Argentina, que suelen estar muy cómodos en esos lugares, pero no tanto en la Plaza de Mayo acompañando los reclamos populares y los espacios de memoria, algo que sería de desear, por cierto. Otro gesto de fuerte carga simbólica es que Macri se quejó (insólitamente) de tener muchas universidades públicas y muchos sindicatos. En su modelo exclusivo de país, hay mucha gente que le sobra, como son los trabajadores y estudiantes.

     El ajuste y la pobreza. Envalentonado por un favorable resultado electoral (con perspectivas de interpretación diversas) el gobierno ha decidido profundizar el ajuste, en palabras más elegantes: “trazar una línea de austeridad". En buen romance significa bajar los costos empresarios y las cargas impositivas al capital concentrado, volviendo a la clásica receta neoliberal: privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. Las ganancias se la llevan las empresas y los costos sociales los pagan los trabajadores y los pobres, muchos de los cuales votaron a este gobierno. Bajar las jubilaciones, volver a la tutela perversa del Fondo Monetario Internacional y – por si fuera poco, para visibilizar bien claro el “país atendido por sus propios dueños” – entregar al presidente de la Sociedad Rural, el Ministerio de Agroindustria, uno de los pocos patrones que todavía no había ocupado los dos lados del mostrador, que a su vez está acusado de defraudación, evasión tributaria, amenazas, negociaciones incompatibles, administración fraudulenta y trabajo esclavo. Es evidente que el presidente habla de honestismo y permite por delante de nuestras narices que su familia y sus amigos funcionarios blanqueen o fuguen divisas. Habla de libertad de prensa y presiona (amenazando a su dueño con meterlo preso) para que C5N (donde se podía escuchar otra campana) sea vendida a uno de sus amigos. Hace una lista de personas que desearía mandar a la luna, como mensaje mafioso que los jueces comienzan a comprender.  La experiencia reciente de Argentina, Latinoamérica e incluso del mundo dan cuenta de manera insoslayable, que las políticas de "austeridad" (esto es, ajuste y recorte del gasto público social, congelamiento de salarios, caída del poder adquisitivo) generan más pobreza y miseria. En 2018 veremos sin duda una caída vertiginosa de una importante masa de la clase media hacia la pobreza, fenómeno que ya hemos vivido. El modelo neoliberal tiene ganadores y perdedores. "Ajustar las variables del sistema", slogan repetido por los gurúes del establishment, significa que el sistema funciona bien cuando los ricos ganan y los pobres no molestan.

     Una justicia ficticia. Conseguir “un juez oportuno” y amedrentar sin pausa de diversas maneras y con las peores artimañas, parece la estrategia para destituir diputados, jueces y una Procuradora General de la Nación que logró que la justicia esté más cerca de los pobres, intervenir sindicatos (con la cada vez más evidente complicidad del triunvirato amigo de la CGT) profundizar la represión, mantener presos políticos y callar una desaparición forzada. Se ve una justicia prácticamente entregada al servicio del poder político y económico. El presidente Macri la legitima con un discurso de "castigo a la corrupción" que --curiosamente- siempre está presente en el gobierno anterior y en el sector público. No hay –ni en su discurso, ni en la prensa hegemónica- corrupción en el gobierno actual o en el sector empresario, que según parece no están afectados por el pecado original. La justicia en este gobierno es una farsa, y el estado de derecho un papel al viento que en cualquier momento dejará de existir. Advertimos con preocupación que las formas democráticas son sólo el armazón. La democracia real tiene que ser plasmada en los hechos, ofreciendo garantías a los ciudadanos, especialmente a los pobres y los débiles, custodiando los derechos humanos y haciendo justicia. Nada de eso está sucediendo. Nuestra democracia es un decorado de utilería, pintado por delante y vacío por detrás.

     Macri nos habla de una "reforma permanente". Ya sabemos adónde van las "reformas" impulsadas por políticas neoliberales. Nos enseña Jesús de Nazaret que el árbol se reconoce por sus frutos. "No hay árbol bueno que pueda dar fruto malo, ni árbol malo que pueda dar fruto bueno. Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas" (Lucas 6,43-44). Del árbol de las políticas de ajuste y exclusión social solo pueden venir más desigualdad y pobreza.

     Puestos del lado de los pobres no queremos callar: “¡este sistema mata!” Y lo repetimos una vez más.

     Grupo de Curas en la Opción por los Pobres
    Noviembre de 2017

    (401)

     

El derecho al trabajo y la información seriamente amenazados

 Desde que asumió el actual gobierno se ocupó de afirmar la concentración de los medios de comunicación en las pocas manos de sus amigos, aliados o cómplices. La perversa derogación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual fue la campana de largada para que los poderosos de la comunicación -muy especialmente el Grupo Clarín- afirmaran su capacidad de monopolizar las comunicaciones, abolir, negar o hasta aplastar cualquier voz opositora. El Estado desfinancia las radios comunitarias además de perseguirlas ideológicamente.

 En estos días vemos con dolor el cierre de Radio Rivadavia y el _"knock out"_ a Radio Del Plata, dos radios históricas a las que se suma el vaciamiento de la agencia estatal de noticias TELAM, con la expulsión de 354 compañeros y compañeras (algunas hasta sorprendidas del hecho porque no son “K” y nunca adhirieron a una huelga, algo que quizás las despierte a la realidad y a la urgencia de la solidaridad en el planeta tierra).

 En este contexto, resulta grotesco escuchar a la ministra de (in)seguridad y represión Patricia Bullrich afirmar que _“los medios”_ (¿Cuáles? ¿Cuántos? ¿Qué “poder de fuego” tendrían?) hacen campaña para mostrar un presidente débil”. La debilidad del primer mandatario quedó manifiesta cuando entregó todo el manejo del gobierno al FMI, pero es otro tema. 

 Lo cierto es que la concentración de la información en manos de unos pocos (y peor aun cuando de “estos perversos” se trata) atenta contra toda libertad. ¿Cómo podrían los y las ciudadanxs elegir si no conocen ni son informados de las variables, posibilidades y reales situaciones, sino que estas son manejadas al arbitrio de unos pocos poderosos con la complicidad del gobierno (o de las que forma parte el gobierno)? No hay verdadera libertad sin auténtica capacidad de elegir entre lo bueno y lo malo, o – al menos – entre lo malo y lo menos malo. Pero la concentración de los medios y la total complicidad del gobierno en ello ciertamente niega la libertad desde sus raíces. Y, no nos cabe duda, esto será una gravísima pesada herencia para el próximo gobierno, al que soñamos libre y liberador.

 La persecución ideológica y el blindaje mediático son, para el gobierno de la alianza Cambiemos, una herramienta clave para la imposición autoritaria de un plan de negocios, endeudamiento y fuga de capitales para beneficio de la élite agroexportadora y las corporaciones del establishment. 

 Pocas veces hemos visto un gobierno tan cruel, corrupto, inhumano, deshonesto y un desprecio tan grande por la información. La manipulación de medios y la mentira sistemática son la cortina de humo detrás de la que se esconde el atraco que están perpetrando sobre la población. El dinero destinado a financiar _trolls_ (que excede notablemente el tan publicitado dinero destinado a los obispos) parece que no figura en la lista de los ahorros que el estado está dispuesto a hacer. Solo los pobres han de pagarlo. La tarea titánica de un puñado de periodistas y medios independientes, en medio de amenazas y aprietes, es suficiente para apreciar la magnitud de la corrupción y el robo de este gobierno.

 La fusión Cablevisión-Telecom, constituyendo un monstruo monopólico de la comunicación al servicio del secuestro informativo, es la otra cara de la aniquilación de los medios que quieren informar la realidad.

 Nos solidarizamos con los compañeros despedidos de Télam y de los medios de comunicación de todo el país. Repudiamos las maniobras falaces y autoritarias de Hernán Lombardi, repudiamos la violación del derecho constitucional a la información, seriamente amenazado por la irresponsabilidad del gobierno actual.

 Grupo de Curas en la Opción por los Pobres

2 de Julio de 2018

Visitas: 32

Lecturas sugeridas

Este es el ultimo Mensaje del Grupo Emitido

Este es el ultimo Mensaje del Grupo Emitido…

es_ES!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.create…

Encuentro Nacional 1987…

Habiéndonos reunido durante tres días 134 sacerdotes, pertenecientes a 27 diócesis del país, queremo…

Encuentro 2003: UNA ECLESIOLOGIADESDE AMERICA LATINA…

“ UNA ECLESIOLOGIASDE AMERICA LATINA “   ng                                   

JESÚS, PARADIGMA ABSOLUTO DE HUMANIDAD…

JESÚS, PARADIGMA ABSOLUTO DE HUMANIDAD   EL LOGOS COMO PARADIGMA TRASCENDENTE: LA LÓGICA DEL…

Nos Visitaron:   Amigos

Tenemos 195 visitantes y ningun miembro en Línea